agencias de marketing online

6 claves para un perfil corporativo eficaz en Twitter

En el actual contexto de competitividad, para muchos negocios no estar en las redes sociales sencillamente no es una opción. Cada vez más público utiliza estos canales y espera poder comunicarse a través de ellos con cualquier entidad, por lo que se hace necesario cubrir esa demanda, habitualmente con la ayuda de agencias de marketing online. Por supuesto, no solo se trata de estar presente sino también de tener una presencia eficaz, que te otorgue visibilidad y te permita beneficiarte de cualquier interacción. Para ello es necesario tener en cuenta la naturaleza y las reglas de cada una de las redes. Twitter es una de las que pueden resultar menos intuitivas para el profano. ¿Cómo adentrarte en ella con tu empresa?

 

Entiende la red

Cada red social se guía por unas reglas pero también por unos códigos comunicativos implícitos. Merece la pena tomarse un tiempo para interiorizarlos. En Twitter, la concisión y la inmediatez son fundamentales. Necesitas mantener tus mensajes breves y llamativos, solo utilizar hilos si de verdad vas a contar cosas interesantes que los justifiquen, y aprovechar los recursos adicionales disponibles.

En este sentido, las imágenes son fundamentales para llamar la atención entre el largo scroll de tweets con el que se encuentra el usuario, y los enlaces (por ejemplo a tu web) te permiten ofrecer la posibilidad de acceder a información en profundidad una vez que hayas captado el interés del usuario. De igual manera, si necesitas prestar una atención más detallada a una consulta específica que te llegue, es mejor derivarla a la mensajería directa por razones de eficiencia y privacidad.

 

Delimita tus objetivos

Por inercia, a menudo tendemos a fijarnos antes que nada en el número de seguidores que tiene una cuenta. No obstante, esa no tiene por qué ser la medida de tu éxito. En primer lugar, la naturaleza de un negocio y su alcance geográfico delimitan el público potencial que puede llegar a suscribirse. Además, de poco sirve tener seguidores acumulados que en realidad no están activos y no interactúan con tu contenido.

Por otro lado, la métrica que cada vez toma más relevancia es el impacto: el número de usuarios que ven cada mensaje que emites. Observando las estadísticas que ofrece Twitter, podrás comprobar que no tiene por qué corresponderse con tu número de seguidores, puesto que tus tweets pueden llegar a otros usuarios a través de los retweets, las búsquedas, los hashtags…

Necesitas pensar en cómo es tu empresa, qué puedes contar que sea de interés y qué tipo de consultas y mensajes pueden llegarte. A partir de ahí podrás no solo preparar tus mensajes, sino también la presentación de tu cuenta o incluso la posibilidad de crear otros perfiles: por ejemplo, si recibes numerosas consultas técnicas a las que responder, puedes tener un perfil específico de asistencia y otro en el que hacer comunicación general libre del ruido que generan las consultas individuales.

 

El engagement, la clave universal

Si se trata de llegar y convencer a tu público potencial, la prioridad es conseguir engagement: ese concepto difícil de traducir que define la interacción satisfactoria con los usuarios a los que te diriges. Aquí es donde puedes marcar la diferencia a través de tu capacidad para lanzar mensajes que resulten de interés y despierten reacciones, en cualquiera de las tres formas esenciales disponibles en esta red: la respuesta, el ‘me gusta’ o el ‘retweet’. Todas ellas te permitirán no solo hacer aumentar la visibilidad de tus tweets, sino también establecer un vínculo positivo con tus clientes potenciales.

 

 

Define tu lenguaje

Últimamente se han puesto de moda las cuentas corporativas que tratan de llamar la atención a base de humor, mensajes sorprendentes y salidas de tema, como siendo un tuitero más. Es una estrategia que puede funcionar para ciertas marcas –que por definición se presenten como subversivas o gamberras– pero ni mucho menos es deseable para la mayoría. Si un usuario acude a tu perfil en busca de información sobre tus servicios o, más aún, para resolver un problema, seguramente no desee encontrarse con un festival de memes y respuestas jocosas.

Merece la pena ser amable, incluso desenfadado si la ocasión lo merece, pero sin perder de vista los valores, la personalidad y el campo de tu empresa. A fin de cuentas, tu Twitter será una pieza más dentro de toda tu estrategia comunicativa. Adáptate al canal, pero sin perder la perspectiva.

 

Analiza a la competencia, no la copies

Ver lo que hacen los competidores que estén más adelantados en el manejo de Twitter es una buena forma de entender lo que funciona y lo que no, sobre todo en el ámbito temático que más directamente te concierne. Fíjate en cuáles son sus mensajes que obtienen un mayor impacto y en el tipo de expresiones que emplean. Compara los resultados que obtiene cada uno y detecta posibles áreas en las que fallen sus estrategias.

 

Mantén una atención continua

Si hablábamos de que la inmediatez es clave en esta red no es solo por la brevedad de los mensajes, sino también por sus dinámicas comunicativas. Los usuarios esperan una respuesta rápida a sus mensajes y por ello es importante no descuidar la cuenta. De igual manera, a la hora de aumentar la relevancia de tu perfil, mantener una actividad frecuente es fundamental. Por todo ello, son muchas las empresas que optan por poner su comunicación en esta red en manos de especialistas. En OptimizaClick ayudamos a negocios de naturaleza diversa a tener la presencia que desean en Twitter, así que no dejes de consultarnos al respecto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*