¿En qué red social nos conviene estar?

¿En qué red social nos conviene estar?

¿En qué red social nos conviene estar?

Ya lo dice el refranero español, ‘el que mucho abarca poco aprieta’. A veces merece la pena centrar nuestra atención en pocas cosas y dedicarles el tiempo que necesitan que no muchas y tenerlas mal atendidas. Esto mismo se puede extrapolar a las redes sociales.

En la actualidad, estar en Internet más que una opción se ha convertido en una obligación. Nadie quiere ser menos y si la competencia tiene página web, perfil en facebook, una cuenta en twitter y su propio blog, nosotros queremos hacer lo mismo, sin pararnos a pensar que todo ello requiere mucho tiempo del que no siempre disponemos. Además, puede llegar a ser contraproducente para nuestra marca.

Uno de los errores más habituales que cometen muchas compañías es abrir cuentas en todas las redes que conocen que luego, con el paso, caen en el olvido: no se acuerdan de contestar a los usuarios, de actualizar la información… Y un perfil no actualizado, sin movimiento, puede ser interpretado como un negocio que está atravesando un momento difícil, económicamente hablando, al no poder permitirse pagar a alguien para que se encargue de manera exclusiva a la gestión de las redes sociales.

Como hemos podido leer en anteriores posts, redes sociales hay muchas y cada una de ellas posee una características que no siempre se adaptan a las necesidades de nuestra empresa. Por este motivo, es esencial identificar cuál es nuestro objetivo y utilizar aquellas que nos ayuden a prosperar en nuestro negocio dejando a un lado las otras.

¿Qué red social nos conviene más?

Las redes sociales se dividen en dos grupos: están las generalistas (facebook, twitter, google +…) y las llamadas verticales, aquellas que están enfocadas a un tema en concreto (restaurantes, inmobiliarias, para emprendedores…). La principal ventaja de estar presente en éstas últimas es la facilidad para establecer contacto con otras empresas o personas que comparten nuestros mismos gustos, intereses… Lo malo, y a diferencia de lo que ocurre en las redes sociales generalistas, es que el número de usuarios es menor, reduciéndose nuestro poder de alcance.

Estar en las redes sociales no es gratis. Valiéndonos de otro refrán, el tiempo es oro, y sólo disponiendo de él podremos hacer una buena gestión en Internet que hable bien de nosotros como empresa.