¿Para qué utilizamos el teléfono móvil?

smartphone-325482_640

Nuestras prioridades han cambiado con el paso del tiempo. Y es que en pocos años hemos pasado de depender del coche para desplazarnos por la ciudad a no imaginarnos nuestra vida sin Internet y, mucho menos, sin el móvil. Lo llevamos a todos lados con nosotros (al baño, al cine, lo tenemos encendido mientras dormimos…), y si se nos olvida en casa, damos la vuelta y regresamos a por él.

Si se fijan, en las calles apenas hay cabinas de teléfono, la razón es bien sencilla: no las necesitamos. En la actualidad, todo el mundo tiene un móvil inteligente, hasta los más jóvenes, bien porque lo tienen todos sus compañeros o porque sus padres les quieren tener controlados.

Sin que llegue a convertirse en una verdadera enfermedad, nomofobia, nos hemos acostumbrado a vivir con el móvil, ya que nos ayuda a solucionar de una manera rápida y cómoda cualquier problema que se nos plantee. Pero, ¿para qué lo utilizamos? ¿Hacemos un buen uso de él?

Ya no nos hace falta tener un ordenador delante para conectarnos a la Red, lo hacemos a través de nuestro móvil de forma inmediata. Además de hacer fotos, grabar vídeos o mandar correos, nos valemos de los teléfonos inteligentes para navegar por Internet, acceder a las redes sociales, realizar búsquedas y para adquirir entradas de cine, ropa y complementos… Según un estudio sobre los hábitos de consumo a través de los dispositivos móviles que se ha llevado a cabo por Privalia Mobile, el club privado de ventas online, el 70,9 por ciento de los usuarios reconoce comprar a través de su smartphone y gastarse una media de 426 euros al año. De ahí, que cada vez sea mayor la inversión que hacen las empresas en lo que se conoce como el marketing móvil, resultando casi imprescindible hoy día tener presencia en los buscadores de los distintos sitios web y optimizada nuestra propia página web para todo tipo de dispositivos móviles.

Pero antes de añadirlo al carrito de la compra lo que hacemos es buscar más información del producto y leer las opiniones que tienen los demás consumidores a cerca del artículo. Y, ¿por qué lo hacemos? Porque resulta una gran fuente de información que nos ayuda a decidirnos sobre la compra de un determinado servicio.

Sin embargo, no todos los comentarios que se exponen en los foros, por ejemplo, son positivos. Los consumidores aprovechan estos canales para expresar abiertamente su opinión, ya sea buena o mala. Por eso es importante, una vez más, escuchar al cliente. Su comentario nos puede ser muy útil para mejorar nuestro producto y, por lo tanto, nuestra imagen de marca.