Buzz marketing: el “zzumbido” del éxito empresarial

buzz marketingSi bien las estrategias de publicidad clásicas han demostrado su ineficacia en el mundo digital, las disciplinas nacidas al amparo del marketing de tercera generación siguen bebiendo de fuentes tradicionales para ser efectivas.

Es el caso del buzz marketing, también conocido como marketing de la “word of mouth”, que se basa en algo tan sencillo como la importancia del boca a boca en el mundo empresarial.

Numerosos estudios avalan la importancia de las recomendaciones de amigos y familiares a la hora de adquirir un producto o contratar un servicio. En el buzz marketing (que toma su nombre del inglés buzz, zumbido) la creación de conversación en torno a la marca es la clave. Esta generación de rumor implica la viralización natural de contenidos que se produce de manera espontánea, a iniciativa de los propios usuarios. Estos suelen ser jóvenes activos en las redes sociales, que actúan como líderes de opinión e incitan a la acción de compra o contratación.

Así, el buzz marketing no es más que el intercambio de información basado en la experiencia y tiene repercusiones muy positivas sobre el brand awareness, porque por cada buena opinión que transmite un cliente, la empresa gana un punto de confianza dentro de su target.

La confianza de los consumidores (hoy en mínimos históricos según la firma EPSI Rating Spain) es, pues, la primera ventaja del buzz marketing para las empresas, pero hay otra muy importante: la reducción de costes, dado que las campañas de marketing boca a boca están pensadas para que sean los propios clientes los que difundan la información, con el consecuente ahorro en inversión publicitaria online. Ahora bien, que ninguna empresa crea que el buzz marketing es gratis o se genera con sencillas tareas de blogging, mailing o posicionamiento en buscadores. Dado que el caldo de cultivo del buzz marketing son las redes sociales, exige una potente labor de community management y una óptima gestión de la reputación online, pero eso ya es otra historia…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*