Actitud 2.0.: la base de las redes sociales

actitud.2.0 base redes sociales

En el post anterior, hablamos de la importancia de elegir la red social que más nos conviene, ya que ni siempre estar presente en las más conocidas es lo mejor para nuestra empresa. Pero, ¿en que se basa realmente el éxito de las redes sociales? Ya nos decía Philip Kotler que “la mejor publicidad es la que hacen los clientes satisfechos”. Esta sería una importante razón para potenciar la presencia de una empresa en las redes. Pero antes de hacerlo, es importante comprender algunas de las grandes mudanzas generadas por la web 2.0.

Hemos pasado de una forma de comunicación monocanal a una multicanal en la que cualquier usuario de Internet tiene notoriedad para opinar sobre una marca o empresa y, lo que es más importante, convencer a otros de sus ideas y opiniones. Este hecho ha reforzado la prima de que la gente hace negocios con quienes conocen, aprecian y confían. Justamente sobre este valor está apoyado el pilar de las redes sociales. Más que un avance científico, la web 2.0 es una actitud, como nos confirma el autor de Engage, Brian Solis, “los medios sociales tienen que ver más con la sociología y la psicología que con la tecnología”.

Clientes verídicos que se relacionan con personas reales, esta es la gran base de este tipo de relación que consiste en mantener contactos con el resultado de hacer negocios y no en alcanzar relaciones a través de los negocios.

A los clientes ya no les gusta que una empresa les bombardee con su publicidad o información corporativa. Ahora, los usuarios de la red confían mucho más en las indicaciones de la gente a las cuales aprecia. Tendemos a emprender nuestra propia experiencia basándonos en las prescripciones que recibimos. Érase una vez el lenguaje publicitario que informaba precios, locales de compra o condiciones de un producto. Buscamos la forma de conectarnos con una empresa e interactuar con ella, si nos gusta, lo recomendamos y si no nos gusta, también se lo damos a conocer a nuestros contactos.

Por ello, el lanzamiento de una empresa en las redes sociales debe ser fruto de una actuación planificada y no aleatoria. Mari Smith, nos recomienda la utilización de una plantilla basada en el acrónimo de “POST”: Personas con quienes deseamos conectar, el Objetivo de este contacto, una estrategia (Strategy) clara y definida de porqué está su empresa en la red y cómo quiere contactar con su target y, finalmente, la utilización correcta de la Tecnología.

La perfecta coordinación de estos parámetros fundamentales de la utilización de las redes sociales proporciona una correcta difusión de un negocio, posicionamiento de una marca, generación de prospectos y la fidelización de clientes.

¿Qué más puede necesitar una empresa?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*